CONSEJOS

El modelo 37x60cm base de látex es una magnífica puerta de entrada para conocer nuestras alfombras.

Es el tamaño por defecto más pequeño e ideal para usarse a modo de felpudo en la entrada de casa o de  una caravana, por ejemplo.

Otra opción muy recomendable es echar un vistazo a la sección de retales que cuentan con un precio reducido. Puedes empezar con alguna medida pequeña  y una vez que compruebes lo bien que funcionan, te animes a probar tamaños más grandes.

Tanto la base de látex como la de goma son extremadamente versátiles y pueden ser usadas por igual en muchos casos.

Nuestro consejo es que si buscas enmoquetar(ya sea en casa, escalones…), usarla en el hogar, coche o caravana, apuestes por la base de látex que es más ligera y adaptable.

Si quieres usarla para la entrada de un establecimiento o en el exterior(en un porche) , te recomendamos la goma ya que es más adecuada para altas frecuencias de paso y al tener más peso relativo resiste mejor el viento.

Significa que es aconsejable que pongas la alfombra o el retal en la lavadora como mínimo una vez antes de su uso.

No es estrictamente necesario pero sí aconsejable para que las cualidades de la alfombra brillen al máximo.

PREGUNTAS FRECUENTES

Por supuesto, de hecho están diseñadas para ello (40º, un poco de jabón y sin suavizante). 

Además, las propiedades de la alfombra mejorarán con cada lavado.

No es necesario ponerlas en la lavadora constantemente. A veces, con sacudirlas un poco o pasando la aspiradora puede ser más que suficiente.

Son aptas para ponerse en secadora. También puedes puedes tenderlas al sol.

En absoluto. Especialmente con las alfombras con base de látex , que son flexibles y adaptables, es normal que al desenrollarlas hayan cogido algo “forma” en los extremos. De forma natural volverán a enderezarse. 

Un truco rápido es doblar o enrollar los extremos en el sentido contrario durante unos segundos.

Sí. Puedes poner la alfombra en el suelo con un tablón de madera para protegerlo con la base negra mirando hacia arriba. Puedes cortar con un cúter, ya sea a pulso o ayudándote de alguna regla o plancha para trazar las rectas con mayor seguridad.

Tras hacer el corte es posible que suelte un poco de pelo. No te preocupes, es normal.